14 septiembre 2007

Uruguay y el OpenXML

Autor: fedaro en: Software Libre .


(Titulado en Brecha como La Ofensiva de Microsoft – Éramos tan dóciles)
(Titulado en La Diaria como Uruguay y el Mundo)

Por Fernando da Rosa

English version

Recientemente, el 2 de septiembre se realizó, a nivel mundial, una votación de todos los países miembros de ISO para definir si se aceptaba un nuevo formato de documentos informáticos desarrollado por la empresa Microsoft. Uruguay fue el único país del MERCOSUR que dijo SI a la propuesta de Microsoft.

Para entender lo que ocurrió en nuestro país es necesaria una breve introducción al tema.

La Organización Internacional para la Estandarización (ISO), es una organización no gubernamental, compuesta por representantes de los organismos de normalización nacionales de los países miembros. ISO no es un acrónimo sino que proviene del griego iso que significa igual. Y justamente su función principal es aprobar estándares comunes que faciliten el comercio y la transferencia de tecnología, mediante la producción de normas internacionales a nivel de la industria y el comercio, conocidas como normas ISO.

En nuestro país el organismo de normalización que nos representa ante ISO es UNIT, fundada en 1939 es una institución privada sin fines de lucro, la cual es reconocida y designada oficialmente, a partir de 1997, como Organismo Nacional de Normalización.

Una clara tendencia

A nivel mundial, es clara la tendencia de los países a legislar a favor de la utilización de formatos abiertos y estándar en la administración pública. Por ahora el único formato de ofimática reconocido como estándar ISO es el formato OpenDocument, publicado el 30 de noviembre del 2006 como estándar ISO 26300. La publicación de dicho estándar, abierto y disponible para que cualquiera lo pueda utilizar, fue un hito a nivel internacional. Principalmente porque abrió las puertas para lograr la independencia de los formatos cerrados propiedad de una única empresa, Microsoft.

Un ejemplo, las especificaciones del formato de archivo que genera el procesador de textos Word (archivos .doc) no están disponibles para que cualquier programador las pueda utilizar. Por lo cual, si una empresa o ente estatal quiere trabajar sin problemas, con archivos .doc generado por Word, siempre va a necesitar del software de Microsoft. En cambio si utiliza el formato OpenDocument, siempre va a poder acceder a dichas especificaciones y si se le ocurre desarrollar software para trabajar con dicho formato lo puede hacer.

¿Qué significa esto? . Que se abre la posibilidad para que cualquier empresa pueda programar software que trabaje utilizando dicho formato, ya existen varios paquetes de software ofimático, como Open Office, Abiword, Koffice, etc, que trabajan con él. En otras palabras se abre la libre competencia. Pero algo que es aún más importante, las empresas y los estados que utilizan dicho formato poseen las especificaciones técnicas de los archivos en que guardan su información. Lo cual asegura su accesibilidad futura.

Hasta acá todo bien, es solo un tema de tiempo y esfuerzo lograr que el mundo se libere de los formatos cerrados de una única empresa.

Una nueva estrategia

Ahora bien, Microsoft ve que muchos países del mundo empiezan a aprobar en su legislación leyes tendientes a que el Estado utilice formatos abiertos y estándar. Inclusive un Estado del propio Estados Unidos, país sede de Microsoft, Massachusetts, decide aprobar OpenDocument como formato oficial.
Como resultado de lo anterior, Microsoft decide desarrollar su propio formato “abierto y estándar” y obtener la certificación ISO para el mismo.

Para ello desarrolla el formato OpenXML, el cual luego es presentado, mediante la vía del FastTrack ante ISO para su aprobación. La presentación la realiza Ecma como ECMA/376 y pasa a ser considerado por ISO como ISO/IEC DIS 29500, para su evaluación. Dicha opción implica una votación a nivel mundial en un plazo de tres meses.
Ecma internacional es la nueva denominación de la European Computer Manufacturers Association (ECMA), debido a que paso a ser internacional, Ecma ya no se considera un acrónimo.

La votación en Uruguay

A nivel de Uruguay se crea, a instancias de UNIT, un comité encargado de analizar las 6.000 páginas del documento que define el estándar OpenXML y decidir el voto de UNIT ante la ISO, el voto de Uruguay es importante dado que Uruguay es miembro nato de ISO y miembro principal en esta votación. Su voto pesa lo mismo que el de EEUU, China o Francia, por poner ejemplos.
Supongo que el lector se preguntará ¿es posible estudiar y analizar en un comité, 6000 páginas de documentación técnica, en 3 meses? Justamente, ese argumento fue el que llevó a muchos países a abstenerse de votar.
Pero además esas 6.000 páginas están plagadas de puntos cuestionables desde el punto de vista técnico, hay cientos de ellos, se han detectado funciones indocumentadas, cambios en el manejo de los códigos de idiomas (con relación a definiciones previas de ISO), notaciones inconsistentes para las unidades porcentuales, utilización de algoritmos criptográficos propios, en lugar de los ya definidos por ISO, etc.
Para dar solo un ejemplo, comprensible por todos los lectores y que puede resultar hasta gracioso, en la página 3305 del documento se define el año 1900 como bisiesto, si le hacemos caso a nuestro actual calendario gregoriano, el año 1900 no es bisiesto, pero al parecer el “formato abierto y estándar” presentado por Microsoft exige que se le haga más caso a Microsoft. Todo ello debido a un error en sus productos que se arrastra – en realidad – desde la planilla de calculo de Lotus. Uno se puede preguntar, frente a este ejemplo, ¿es lógico aceptar un estándar internacional, que por conveniencia de una empresa, debe seguir perpetuando un error?.

Las reuniones del comité en nuestro país, integrando por 21 representantes de diversos organismos, comenzaron el 14 de junio, terminando con una votación que se realizó el 27 de agosto.
En la mayoría de las reuniones participó menos del 50% de los integrantes del comité y el día de la votación estuvo presente casi la totalidad, faltando solo cinco integrantes, entre ellos el representante de SECIU (Servicio Central de Informática de la Universidad de la República) y el del LATU.

De los organismos públicos presentes el día de la votación, solo ANCAP y AGESIC (Agencia para el Desarrollo del Gobierno Electrónico y de la Sociedad de la Información y del Conocimiento) se abstuvieron de votar, el resto votó a favor del estándar de Microsoft. Eso ya genera una interrogante: ¿Cómo es posible que AGESIC considere que es conveniente abstenerse y el resto de los organismo públicos representados, salvo ANCAP, voten a favor del formato?. Se puede argumentar que es un tema estrictamente técnico, pues bien, no es así, es un tema también político, de política con relación a la independencia del Estado frente a un determinado proveedor, apropiación de las nuevas tecnologías, libre competencia, etc.

Luego de aproximadamente 8 reuniones, en las cuales la concurrencia fue escasa, los delegados del BCU, el BROU, el BPS y UTE, votaron a favor de aprobar un documento de 6000 páginas, constituyéndose en elemento clave en la definición de la votación en nuestro país.

La votación en el resto del mundo

Pero ¿qué pasa en el resto del mundo?, en el resto del mundo el resultado de la votación es negativo.

Países como Canadá, Nueva Zelanda, Francia, Inglaterra, Brasil, India, China, Dinamarca, Japón, Noruega, Sudafrica, entre otros, le dicen no al formato.

Chile, Argentina, Australia, Bélgica, Finlandia, Israel, Italia, México, España, entre otros, se abstienen de votar.

La votación en ISO, para la aprobación de un estándar, requiere de una mayoría especial, entre los miembros principales, de los cuales Uruguay formaba parte en esta votación, dicha mayoría es de los 2/3. En esta oportunidad no se alcanzó dicha mayoría, por lo cual el resultado fue un no a la aprobación del estándar. En el caso de los miembros observadores tampoco se lograron los votos necesarios para una aprobación.

Solo se llego al 53% de votos a favor del estándar, en el grupo de miembros principales, algo muy lejano al 66% requerido para su aprobación.

Ahora bien, a dicho porcentaje del 53 % se llegó como resultado de una agresiva política de Microsoft por obtener el voto en los comités nacionales (un buen ejemplo es lo ocurrido en Suecia) y al estímulo de Microsoft a la incoporación de nuevos países al grupo de miembros principales, países pequeños donde su influencia se hiciera valer.
Sí analizamos la votación de los 30 miembros plenos orginales, vemos una clara mayoría a favor del no, 14 votos por no frente a 8 por si y 8 abstenciones. En cambio entre los miembros principales nuevos, se ve una clara mayoría a favor del si, en realidad hubo un solo no, el de Ecuador. Nuestro país dio, frente al mundo, la imagen de ser un país donde Microsoft tiene una gran influencia, en el momento de votar un estándar.

Voviendo a Uruguay

Uruguay fue el único país del MERCOSUR en decir si a al propuesta de Microsoft.

En nuestro país, se ha cuestionado por parte de algunos integrantes del comité, la forma en que UNIT manejó las reuniones, si bien es evidente que ello no fue determinante en el resultado obtenido. Lo determinante fue la posición de los organismos estatales que decidieron darle su voto a Microsoft.
Cuando el ordenamiento jurídico de nuestro país expresamente prohíbe beneficiar a unas empresas sobre otras, se oyó decir al representante del BPS en una de las reuniones:
“… yo soy ignorante de estos témas técnicos… y no tengo acceso a toda la información que ha sido manejada salvo a través de éste comité… y como usuario de Microsoft Office esto nos beneficia… y las licitaciones se hacen para lo que conocemos, y eso es Microsoft Office”. (Tomado del sitio web de uno de los integrantes del comité, Gustavo Boksar, http://www.boksar.info).

¿ Qué pasó con el TOCAF (Texto Ordenado de Contabilidad y Administración financiera del Estado)?

¿Cómo es posible que un funcionario público, diga que las licitaciones se hacen para los productos de una determinada empresa?

¿No será tiempo de que en las licitaciones se pida una suite de ofimática, en lugar del producto específico de una determinada empresa?

Por otra parte una de las opciones posibles, utilizada en todo el mundo, por organismos gubernamentales y también bancos (un ejemplo cercano es el Banco do Brasil) es Open Office, se puede descargar gratuitamente a través de Internet y utiliza para el manejo de documentos un formato abierto y estándar, el formato Open Document (estándar ISO 26300).

Fernando da Rosa
http://www.fedaro.info

Referencias:

Sitio web con información de lo que ocurre a nivel mundial en torno al tema.

Información en español sobre el tema.

Link al sitio web donde se están juntando firmas contra el formato, la cosa sigue ahora en Ginebra en febrero del 2008.

La versión de Microsoft sobre el formato y el motivo por el cual debería ser un estándar ISO.

————-

English version

Titled in Brecha as “La Ofensiva de Microsoft- Éramos tan dóciles

Un comentario hasta el momento...

Camilo Dice:

8 febrero 2008 a las 17:25.

¡Muy buen artículo!
Ojalá este tipo de cosas no siguieran sucediendo.
Saludos!

Dejar una respuesta

 

Fernando da Rosa Morena

Estado del tiempo en Montevideo

El Tiempo en Melilla

Hacer click en una palabra

Traducir

Archivos

Meta

Etiquetas