8 abril 2008

Patentes de Software

Autor: fedaro en: General; Software Libre .

patente.jpg

“Si la gente hubiera entendido cómo serían concedidas las patentes, cuando la mayoría de las ideas de hoy fueron inventadas y hubieran tomado patentes sobre ellas, la industria estaría actualmente en un completo estancamiento. […] Cualquier nueva empresa sin patentes propias sería forzada a pagar cualquier el precio que los gigantes quisieran imponer. Ese precio sería alto: A las compañías ya establecidas les interesa excluir a futuros competidores.”
William H. Gates (Bill Gates)

Memoria interna de Microsoft (1991)
[En Fred Warshofsky, The Patent Wars (Las Guerras de Patentes) (1994)]

Patentes de Software

Por Fernando da Rosa

Las patentes de software han pasado a ser algo importante en un mundo caracterizado por las tecnologías digitales.

¿Qué es una patente?

Las patentes surgen en la Edad Media con el nombre de litterae patentes, o cartas abiertas, una de las primeras de que se tenga conocimiento fue la patente conferida por Eduardo II en 1331 a John Kempe, un tejedor, a fin de que enseñara su oficio. La idea era que el artesano no tuviera miedo de enseñar sus secretos en la producción de cierto tipo de telas, dado que la patente le confería el monopolio en la utilización de esa técnica, o la posibilidad de cobrar a quien él le permitiera utilizarla, por un plazo de 14 años, lo cual equivalía a dos generaciones de aprendices. De esa manera se generaba riqueza, dado que se podía multiplicar la producción de telas y el artesano estaba seguro de obtener ganancias durante un buen tiempo gracias a la difusión de su conocimiento. Las patentes, hasta hoy en día, siempre otorgan un monopolio.

En el caso anterior el invento involucra una técnica, que modifica la naturaleza de un estado a otro, del hilo a la tela. Y a partir de entonces se consideró valedero patentar invenciones cuando eran la aplicación de una idea con un resultado tangible. Lo cual diferencia las patentes, claramente, de los derechos de autor, mientras las primeras cubren modos de modificar la naturaleza, los últimos son la expresión de una idea determinada por un autor dado. Por ese motivo, por ejemplo, a nadie se le ocurre patentar un cuadro o una canción y las oficinas de patentes expresamente no lo aceptan.

Las patentes de software

Debido a ello, cuando los gobiernos europeos empezaron a definir pautas comunes sobre el tema, en el año 1973, un grupo de expertos trabajó sobre la Convención de Patentes de Europa (EPC), el artículo 52 resultado de dicha convención excluye expresamente los programas de computadoras, las reglas mentales y los métodos matemáticos de la posibilidad de ser patentados, dado que son la expresión de una idea y no su aplicación.

Sin embargo años después gracias al lobby de algunas empresas, la Oficina de Patentes Europea (EPO) comenzó a otorgar patentes fuera del marco de la convención. Finalmente el Parlamento Europeo, el 6 de julio de 2005, rechazó la directiva sobre patentes de software por 648 votos en contra, 14 a favor y 18 abstenciones. Tal vez una de las razones de esa decisión, fue comprobar, entre otras cosas, que la Oficina de Patentes Europea había otorgado a Amazon.com la patente de la compra con un clic, método usado por los sitios de venta de cosas a través de Internet.

En EEUU, hasta el año 1981 no se podía patentar software, pero un fallo judicial revirtió la situación y ahora se aceptan las patentes de software, si bien es un tema que esta en discusión por muchos motivos.

El profesor Donald Knuth, Profesor Emérito de la Universidad de Stanford y autoridad reconocida en el área, en una carta a la oficina de Patentes de EEUU sostenía lo siguiente: “Las ideas algorítmicas básicas, que hoy en día muchos están patentando, son tan fundamentales que las consecuencias amenazan con ser equiparables a las que se tendría de permitir a los autores patentar individualmente palabras y conceptos. Los novelistas y columnistas no podrían escribir historias excepto en los casos en que las editoriales fueran autorizadas por los propietarios de las palabras. Los algoritmos son tan básicos para el software como lo son las palabras para los escritores: son las piezas fundamentales que se necesitan para armar productos interesantes”.

Lo anterior nos da una clara idea de que el tema de las patentes de software no es algo universalmente aceptado, por otra parte basta leer el encabezado de este articulo, para entender que es lo que buscan las grandes empresas, dicho por el propio Bill Gates, con las patentes de software.

En nuestro país, la ley 17.164 de 1999, expresamente excluye a los programas de computación, las obras científicas y los métodos matemáticos de ser patentados.

¿ Por qué son nocivas ?

Básicamente consideramos nocivas las patentes de software por lo siguiente:

1) Los programas son construcciones complejas, un mismo algoritmo en un contexto sirve para una cosa y en otro contexto para otra. Un algoritmo patentado podría paralizar el trabajo de desarrollo de muchos programadores, que no pueden pagar el costo de uso de una patente.
2) Un desarrollador antes de lanzar un producto a la venta, tiene que averiguar, mediante abogados, si no está infringiendo alguna patente, lo cual tiene un costo difícil de enfrentar por desarrolladores independientes o pequeñas empresas. Ni que decir si una empresa grande decide iniciarle un juicio.
Por otra parte, patentar algo, tiene un costo en EEUU que va entre los 5.000 y 15.000 dólares.
3) Un ejemplo por el absurdo es que Microsoft ha patentado el doble clic del ratón de la computadora, es la patente 6.727.830 del 27 de abril de 2004 de la oficina de patentes de EEUU. Lo cual implica que, si se aplicara la patente, todos los programas que usan un doble clic deberían pagarle a Microsoft hasta el 27 de abril del 2024 (las patentes en EEUU tienen una duración de 20 años). Y lo que es peor, Microsoft podría negarle a una empresa el derecho a desarrollar software usando el doble clic, no importa lo que pagase.
4) Las patentes chocan con el copyright. Por ejemplo, en base al copyright yo no puedo usar la expresión de código utilizada por Microsoft para controlar el doble clic, pero si puedo desarrollar mi propio código para hacerlo, mi propio software. En cambio en base a la patente yo no puedo desarrollar código para utilizar el doble clic, sin la autorización de Microsoft. La patente es mucho más restrictiva que el copyright dado que brinda a Microsoft el monopolio sobre el doble clic.

¿Por qué son tan importantes para EEUU?

Por último; ¿por qué está tan interesado EEUU en incluir las patentes de software en los TLC?.
Justamente porque las patentes de software y también los derechos de copyright (que serían motivo de otro artículo) les proporcionan enormes ganancias.

Si yo exporto un novillo a EEUU, es un novillo menos que hay en el país. Entonces, para exportar otro, primero hay que alumbrarlo, criarlo, engordarlo. En cambio, cuando EEUU exporta el derecho a usar una patente o el derecho a usar una copia de un software, no exporta un bien material, que debe ser generado nuevamente para exportar otro; exporta algo infinitamente reproducible, durante el lapso de tiempo que está vigente la patente o el copyright.

Para decirlo de una manera más exacta, con las palabras de Michel Perelman profesor de Economía de la Universidad del Estado de California: “Los derechos de propiedad intelectual han llegado a ser el contrapeso de las desindustrialización, puesto que la rentabilidad que generan ayuda a equilibrar la importación masiva de mercancías físicas.”

Según Michel Vivant, Profesor en la Universidad de Montpellier, Director del Equipo de investigación Creaciones inmateriales y Derecho: “La verdad es que corremos el riesgo de volver a ver con la patente lo mismo que ya ocurría con el derecho de autor: una desnaturalización fuerte del derecho que se pretende movilizar para mayor satisfacción de los lobbies más activos y eficaces, con un monopolio que se extiende bastante más de lo que debería ser su campo natural.(…) La patente del siglo XXI debe escapar de las innovaciones de la “nueva economía”, centrada hoy día en el poder de la información.”

En resumen, si aceptamos las patentes de software, debemos tener en claro lo que estamos aceptando y en qué medida eso va a perjudicar la naciente y promisoria industria de software de nuestro país. Una industria que tiene la particularidad de que su producción no es finita, como la producción de bienes materiales, y un día se va a encontrar con que su derecho a desarrollar software esta condicionado a permisos de empresas instaladas fuera del país Empresas a las cuales, al decir de Bill Gates, “les interesa excluir a futuros competidores”.

Dejar una respuesta

 

Fernando da Rosa Morena

Estado del tiempo en Montevideo

El Tiempo en Melilla

Hacer click en una palabra

Traducir

Archivos

Meta

Etiquetas