4 diciembre 2008

Para una navegación segura

Autor: fedaro en: CEIBAL; Comunicación .

Libro CEIBAL en la Sociedad del Siglo XXI

El uso de Internet en familia y el acompañamiento del niño son la clave

(Tomado de la publicación de UNESCO “CEIBAL en la Sociedad del Siglo XXI”, destinada a padres, madres, maestras y maestros, capítulo 6, Autor: Fernando da Rosa)

Cruzar la calle entraña peligros, peligros muy grandes, por eso es necesario enseñar a los niños cómo hacerlo, primero se les enseña a no cruzarla sin darle la mano a un adulto, luego se les enseña a mirar para un lado y otro, antes de hacerlo solos. Pero a nadie se le ocurriría prohibirle a un niño cruzar la calle hasta que termine la escuela.
Eso tan sencillo, dejar la vereda para pasar a la vereda de enfrente, cruzar la calle, sirve para que los niños socialicen, conozcan su barrio y ayuden a sus padres con los mandados. Pero implica riesgos y necesita de un aprendizaje; lo mismo ocurre con Internet.

En Internet, el niño entra en contacto con un mundo nuevo, con un universo de posibilidades, muchas de ellas buenas, algunas de ellas malas. El niño tiene que saber qué riesgos corre al navegar por Internet. También deben saberlo sus padres y sus maestros, miembros de una generación que nació antes de la llegada de Internet y que, muchas veces, la ven con el mismo asombro que el niño; en algunos casos aprenden juntos a “cruzar la calle”, y eso es bueno, genera una relación de camaradería entre el niño y los que junto con él aprenden.
En cualquier búsqueda de información en Internet, los contenidos más variados se encuentran a un clic de distancia. La búsqueda en Google de la palabra más inocente puede llevar a encontrar una página con contenidos cuestionables como pornografía, racismo, drogas, etc. La maestra y los padres deben lidiar con ello.

Los contenidos nocivos para los niños no son patrimonio de Internet, también los podemos encontrar en la televisión, las revistas y, en general, en todos los medios de comunicación.
Lo que sí caracteriza a Internet es la interactividad y el anonimato con que se puede manejar la información.
Lo que vamos a tratar de hacer, en unas pocas líneas, es discutir algunas medidas sobre cómo nos podemos proteger, proteger al niño, también a su familia, de los riesgos inherentes al uso de Internet. Podríamos escribir mucho sobre el tema, el espacio disponible es limitado y trataremos de hacer un buen uso de él para detectar los riesgos más frecuentes y la forma de prevenirlos o afrontarlos.

Es importante tener en cuenta que, como ocurre muchas veces con lo nuevo, suelen prosperar falsos planteos, exageraciones, etc. La mejor forma de evitarlos es por medio del conocimiento y la educación en torno al tema.

Contenidos inconvenientes

Uno de los problemas más comunes es que los niños pueden tomar contacto con contenidos inconvenientes para su edad. Ejemplo de ello son las páginas sobre sexo explícito, racismo, uso de drogas, pornografía infantil, exaltación de la anorexia, etc.
En este sentido, los servidores de las escuelas cuentan con un filtro de contenidos, pero ningún filtro es perfecto y, además, los niños se pueden conectar a Internet fuera de la escuela, a través de redes que no cuentan con dicho filtro. Por otro lado, siempre es posible para un niño visitar un cibercafé y encontrar dichos contenidos en la web; en nuestro país, actualmente, a los cibercafés no se les exige incluir filtros de contenido.
Por eso es importante que tanto la maestra como los padres realicen un acompañamiento de lo que los niños hacen cuando navegan por Internet, no dejarlos solos frente al mundo, convertir la navegación por Internet en una experiencia de aula o familiar, más que en una experiencia que los niños desarrollan en soledad. Es importante que la maestra y los padres ayuden al niño a entender que no todo lo que está en internet es bueno, y que deben evaluar las páginas que visitan, en base a diversos criterios que los padres y la maestra deben manejar.

Si un niño cierra rápidamente la pantalla de su laptop cuando los padres o la maestra se acercan, debe ser una señal de alerta que nos lleve a investigar qué es lo que está pasando y, con cuidado, debemos conversar al respecto con él. En esos casos se debe aumentar el acompañamiento y basarse en la confianza mutua para llegar a determinados acuerdos. Lo mejor es estimular a que nos cuenten, sin miedo, lo que hacen cuando navegan, a fin de ayudarlos a manejar los contenidos con los que se encuentran.

Los contactos

Por sus propias características, Internet se presenta como un medio ideal para establecer contactos en forma anónima, o donde las personas pueden asumir personalidades diversas.

Es importante decirle al niño que en Internet las cosas pueden ser diferentes de lo que parecen, que tenga cuidado cuando se comunica con alguien que no conoce.

Estimular el uso del chat en ambientes con moderadores.

Explicarles que no deben dar a extraños sus datos personales ni los de sus padres.

Se debe estimular a los niños a informar a sus padres sobre cualquier inconveniente durante su navegación, si reciben insultos, les muestran imágenes groseras o cualquier otra cosa que les ocurra y les resulte chocante. Nunca se debe hacer sentir culpable al niño que es objeto de un ataque por parte de alguien en Internet y menos enojarnos con ellos si nos lo cuentan, lo único que se obtiene es perder su confianza y que luego no nos comuniquen sus problemas. Sí se debe informar a la escuela o al dueño del cibercafé si una cosa así ocurre, para tomar medidas, existen formas de canalizar las denuncias.

Explique a sus hijos que no siempre deben brindar toda la información que le piden los sitios de Internet, lo mejor es que antes de enviar datos a un sitio web consulten con sus padres o la maestra, es una buena forma de evitar el correo indeseado y se gana en seguridad. Es necesario que los niños tengan claro que nunca deberán encontrarse con alguien que hayan conocido a través de Internet, sin antes comunicarlo a sus padres; en caso de que dicho encuentro sea aceptado por los padres, ellos deberán acompañarlo, al menos la primera vez, a fin de conocer a la persona (un supuesto niño puede ser un adulto).

Algunos signos de alerta que nos deben llevar a prestar atención son si el niño se vuelve menos comunicativo de lo habitual, si se preocupa por borrar los archivos de su laptop antes de que los padres o la maestra los puedan ver, si utiliza la laptop en horarios fuera de lo común o cambia su comportamiento habitual.

Los engaños a través de Internet

Es importante saber que Internet, como medio de comunicación interactivo, se presta para realizar diversos tipos de engaños, hay que ser muy cuidadoso al brindar información a través de Internet.

Una estafa común en Internet es enviar correo simulando ser una entidad bancaria, inclusive incluyendo el logo del banco en cuestión. Un banco nunca va a pedir, vía correo electrónico, informaciones tales como número de tarjeta de crédito, clave de usuario, número de cuenta bancaria, cédula de identidad, etc.

Otro engaño común es recibir un correo donde se nos dice que, si no enviamos determinada información, se nos va a cerrar una cuenta o dejar de brindar un servicio. En ese caso, lo que se debe hacer es ponerse en contacto con la empresa o entidad financiera que, supuestamente, envía el correo, hacerlo en forma telefónica o a través del sitio web que sabemos que sí corresponde a dicha empresa o entidad financiera.

Otro, es recibir un correo donde se nos informa que hemos ganado alguna lotería, luego se piden nuestros datos bancarios para depositarnos el dinero ganado y con ellos nos estafan.
En el caso de los sitios web y de instituciones bancarias que permiten transacciones a través de internet, es conveniente que los padres pidan instrucciones a su entidad bancaria sobre cómo asegurarse de que la página web en la cual van a realizar transacciones, corresponde efectivamente a la entidad en cuestión.

Es importante explicar a los niños que nunca deben brindar información de documentos personales de los padres a través de Internet, especialmente tarjetas de crédito y cédula de identidad.

En el caso de los sitios de venta a través de internet, cuando sea necesario enviar información es conveniente comprar en sitios seguros y de confianza, o que utilicen sistemas de pago de reconocida seriedad y que sean independientes del sitio en cuestión. Lo más importante al realizar compras a través de Internet es la seguridad que nos brinda el sitio o la empresa con la cual nos estamos relacionando.

Para obtener mayor información, consultar los siguientes sitios web:

http://www.asociacion-acpi.org/

http://www.protegeles.com/

http://www.laredytu.com/

http://www.portaldelmenor.es/

Dejar una respuesta

 

Fernando da Rosa Morena

Estado del tiempo en Montevideo

El Tiempo en Melilla

Hacer click en una palabra

Traducir

Archivos

Meta

Etiquetas