23 julio 2010

Marco Iberoamericano de Interoperabilidad

Autor: fedaro en: General; Software Libre .

Se ha publicado, el día de hoy (23 de julio de 2010) por parte del Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD), el Marco Iberoamericano de Interoperabilidad que se presentó en la XII Cumbre Iberoamericana de Ministros de Administración Pública el pasado 1 y 2 de julio de 2010 en Buenos Aires.

Se puede acceder al contenido del documento íntegro en el sitio web del CLAD mediante este enlace

Lo interesante del documento es que reafirma lo correcto del camino que estamos planteando para nuestra administración pública desde el año 2004, cuando se presentó el primer proyecto de ley sobre formatos abiertos y estándar y luego en el 2006, cuando se presentó el proyecto de ley sobre Software Libre en la Administración Pública.

El Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo, CLAD, es un organismo público internacional, de carácter intergubernamental. De acuerdo a su sitio web “Su misión es promover el análisis y el intercambio de experiencias y conocimientos en torno a la reforma del Estado y la modernización de la Administración Pública, mediante la organización de reuniones internacionales especializadas, la publicación de obras, la prestación de servicios de documentación e información, la realización de estudios e investigaciones y la ejecución de actividades de cooperación técnica entre sus países miembros y proveniente de otras regiones.”

Pues bien el CLAD sostiene, en dicho documento, entre otras cosas que:

“Por otro lado, la interoperabilidad requiere la promoción de estándares abiertos y del software libre, de cara a garantizar la seguridad y la sostenibilidad del Gobierno electrónico en el futuro. Con ello se debe evitar cualquier limitación en el derecho de los ciudadanos a elegir las tecnologías que desee para relacionarse con las Administraciones Públicas. (…)

Uso de software libre y software de fuentes abiertas

Se entiende por FLOSS (Free/Libre/Open Source Software) el software que permite libremente su ejecución, conocimiento de su código fuente, su modificación y mejora, así como su libre redistribución de copias a otros usuarios.
Las Administraciones Públicas gestionan sus recursos con dinero del ciudadano. Ello conlleva la importancia de la búsqueda de los factores que permitan, con los mínimos recursos
necesarios, conseguir óptimos resultados en beneficio del Gobierno electrónico, las Administraciones y, por tanto, de la sociedad.
Es internacionalmente aceptado que las libertades asociadas al FLOSS hacen que su uso dé lugar a importantes beneficios para las Administraciones Públicas en términos de colaboración, eficacia, eficiencia y transparencia, lo que favorece la innovación y la interoperabilidad técnica.
Pero, además, el uso del FLOSS tiene importantes ventajas adicionales porque fomenta, entre otros aspectos, la independencia del proveedor, la sostenibilidad de las aplicaciones, la
adaptación a las necesidades concretas de las Administraciones, la flexibilidad en el uso de software, la transparencia, la competitividad en el mercado del software, el desarrollo local, la seguridad, la estandarización, la cohesión digital de la población o la eficiencia presupuestaria.
Para que dichos beneficios se materialicen, deben desarrollarse políticas directoras armonizadas que se adapten a las necesidades y circunstancias propias de cada realidad en términos de necesidades, madurez, disponibilidad de soluciones o soporte técnico, por poner algunos ejemplos. Así mismo, debe potenciarse la formación en este ámbito y el uso de guías o estudios cuantificados de migración que ya estén disponibles.
Uno de los aspectos de mayor interés por sus implicaciones para la interoperabilidad técnica es el uso de repositorios comunes de aplicaciones FLOSS para la reutilización y adaptación a las plataformas y necesidades de las distintas Administraciones. En este sentido, dados los numerosos tipos de licencias libres existentes, la modularidad en la construcción y la
posibilidad de reutilización parcial de códigos, es importante adoptar como prerrequisito inicial desde un principio, la perspectiva de liberación como condicionante para los desarrollos que se liciten posteriormente por las Administraciones y tenerlo en cuenta a lo largo de todo el proceso, dado que si la licencia de una parte reutilizada de la aplicación es más restrictiva que el resto, aquélla condicionará totalmente el resultado en su conjunto. Por ello, en este sentido sería interesante que, tras estudiar las compatibilidades existentes, se impulsara la adopción de una licencia estandarizada compatible a nivel iberoamericano que elimine futuras problemáticas que se podrían derivar de las diversas realidades jurídicas aplicables que pueden actuar como barreras para dinamizar este ventajoso aspecto de la reutilización entre Administraciones.

Utilización de estándares abiertos

Entroncando con el aspecto anterior y derivado del mismo, los estándares abiertos reconocidos como maduros juegan un papel fundamental en la promoción de la interoperabilidad.

Es un hecho que los estándares abiertos juegan un papel clave a la hora de garantizar y facilitar la interoperabilidad así como el principio de adecuación tecnológica, lo que beneficia a las Administraciones Públicas implicadas pero, también, a los usuarios finales. Ello es así porque los estándares abiertos facilitan el intercambio de información, promueven un mejor acceso a los datos, reducen los costes de producción de software, proporciona independencia sobre sistemas hardware y sistemas operativos y limitan la formación de monopolios de proveedores.
En definitiva, la adopción de estándares abiertos aumenta las posibilidades técnicas para interoperar pero, también, refuerza el principio de adecuación tecnológica, particularmente
relevante en el front office, que no obliga al ciudadano a acceder a los servicios electrónicos a través de aplicaciones propietarias cuya adquisición puede no estar al alcance de todos.
Al igual que el FLOSS, es necesario adoptar los estándares abiertos con prudencia ya que, en algunas ocasiones, no están siempre disponibles para todas las aplicaciones y, en otras, pueden existir por parte de los proveedores hardware algunas limitaciones que, en cualquier caso, también podrían presentarse con respecto a los estándares no abiertos. En este sentido, sería interesante fomentar los grupos de trabajo en cooperación para establecer una relación unificada de estándares abiertos aceptados comúnmente por las Administraciones de la región en los procesos de interoperabilidad.”

Dejar una respuesta

 

Fernando da Rosa Morena

Estado del tiempo en Montevideo

El Tiempo en Melilla

Hacer click en una palabra

Traducir

Archivos

Meta

Etiquetas