29 febrero 2012

Internet en riesgo SOPA y PIPA

Autor: fedaro en: Comunicación; General .

Imagen visible en Wikipedia con motivo de la oposición a las leyes SOPA y PIPA

 

 

 

 

Internet es una red de redes de alcance mundial, es la primera vez en su historia que la humanidad tiene un foro donde encontrarse y compartir información globalmente, y si bien en algunos países se han implantado diversas formas de censura, también es claro que se han encontrado formas de evadirla. Ha sido y es un elemento que sirve para aumentar la participación social en temas de interés común.

Tal vez lo anterior sea el principal motivo de reacción contra los proyectos de ley:

SOPA (Stop Online Piracy Act, “To promote prosperity, creativity, entrepreneurship, and innovation by combating the theft of U.S. property, and for other purposes.” —H.R. 3261) y
PIPA (PROTECT IP Act, Preventing Real Online Threats to Economic Creativity and Theft of Intellectual Property Act)

de muchos actores asociados con Internet, que van desde organizaciones de defensa de los derechos humanos u organismos principalmente técnicos como LACNIC hasta empresas como Google o Facebook, pasando por Wikipedia. LACNIC, Registro de Direcciones de Internet Para América Latina y Caribe, es la organización responsable de la asignación y administración de las Direcciones IP y recursos relacionados (Números Autónomos y Resolución Inversa) para la región de América Latina y el Caribe y es uno de los 5 Registros Regionales de Internet en el mundo. Con sede en Montevideo, Uruguay.

Es claro que si desapareciera Internet, se acabaría el problema de violación de los derechos de autor a través de ella. En esa situación hipotética los que lucran con los derechos de autor verían retornar las ganancias del pasado muchas veces poco compartidas con quienes les confiaron sus obras. Basta recordar el triste final, desde el punto de vista económico, de algunos de nuestros principales músicos, por no hablar de otras áreas.

También es claro que hay que proteger los derechos de autor, tenemos que defender a nuestros creadores y eso pasa por muchos planos además de controlar las copias ilegales, tal vez la discusión generada, con relación a Internet, sirva para que el tema se trate más globalmente y no solo desde el punto de vista de los que tienen el derecho contractual de vender las copias. Tampoco se puede poner en un mismo lugar a todas las empresas, inclusive algunas han sido creadas por los propios autores tratando de modificar una situación que, en muchos casos, ha sido de una gran asimetría entre ellos y algunas empresas editoriales.

Pero por supuesto que apagar Internet sería un grave error, que afectaría negativamente a nuestra sociedad de muchísimas formas, además de ser algo prácticamente imposible, dado que el interruptor no se encuentran en ningún lado. Pero la red de redes sí tiene algunos aspectos que se pueden dañar tomando algunas medidas, al punto de hacerle perder esa característica de foro de alcance mundial que la singulariza.

Y justamente lo que vamos a tratar de explicar en este artículo es que la aplicación de leyes como SOPA y PIPA no solo no solucionarían el problema de difusión de copias ilegales, menos aún a nivel doméstico, sino que además generarían un grave daño a Internet como la conocemos hoy en día. Voy a referirme a ambos proyectos como un todo, dado que comparten la misma filosofía y ya han sido descartados antes de ser presentados para su votación gracias a la reacción que generaron. A pesar de lo cual, como veremos más adelante, han sido anunciados nuevos embates de proyectos similares a futuro, por lo cual es importante comprender lo que puede ocurrir de prosperar iniciativas de este tipo.

Mi primer contacto con el tema fue un interesante artículo escrito por tres profesores universitarios; Mark Lemley, David S. Levine, & David G. Post, publicado el 19 de diciembre del año pasado en la Stanford Law Review, titulado “Don’t Break the Internet”, que se podría traducir como “ No rompamos Internet” o “No destruyamos Internet” y se refería justamente a ambos proyectos de ley. Según dicho artículo “Ambos proyectos presentan graves problemas constitucionales y podrían tener consecuencias desastrosas para la estabilidad y seguridad del sistema de direcciones de Internet, para el principio de interconectividad que ha impulsado el extraordinario crecimiento de Internet y para la libertad de expresión.”

¿A qué se debe la reacción de estos profesores universitarios?, de acuerdo a dichos proyectos bastaría que un fiscal federal alegara que un sitio viola los derechos de autor para disparar una serie de acciones sin que el afectado pudiera frenarlas, las acciones principales serían las siguientes:

1) Todos los sitios con sede en EEUU, tendrían prohibido resolver dicha dirección, o sea guiar al número IP correspondiente a dicho sitio web.

2) Se prohibiría a los sistemas de pago por Internet trabajar con dichos sitios, a los buscadores indexar su contenido y tampoco se podría realizar publicidad en ellos.

3) Por otra parte las empresas de alojamiento deberían controlar los sitios web y dar de baja aquellos que incluyan medidas de elusión tendientes a sortear las barreras de la censura.

Lo primero ataca claramente un problema de tipo legal con una solución que compromete la infraestructura técnica de Internet, creando graves problemas a dicha infraestructura. Por otra parte esas medidas técnicas podrían generar que se empezaran a utilizar medios alternativos a los actuales ( sistema de DNS ) para llegar a los sitios web. Todo lo cual llevaría a una pérdida de la homogeneidad y simplicidad existente actualmente en Internet, complicaría su funcionamiento y tal vez llevaría a la creación de una Internet subterránea donde se seguirían difundiendo contenidos ilegales de una manera menos visible. Resultando todo más complicado y sin beneficio alguno, a mediano plazo, para el fin propuesto. Es más, podría generarse un daño irreparable a la unidad de Internet, fraccionando la misma en diversos planos.

En cuanto a lo segundo, bastaría la comunicación del fiscal o en este caso de la empresa dueña de los derechos de autor, para que los sistemas de pago actualmente en uso de Internet, tuvieran una semana de plazo para tomar las medidas técnicas destinadas a evitar que se puedan realizar transacciones de pago con el sitio en cuestión, sin necesidad ni siquiera de avisar al titular del sitio o permitirle realizar descargos.

Eso haría posible la creación de listas negras de sitios web por parte de las grandes empresas del sector que inclusive podrían llegar a evitar la aparición de compañías emergentes acusándolas por cualquier motivo de violar los derechos de autor, eso ya ha ocurrido en otros ámbitos, como el del software, pero en este caso las empresas tendrían una ventaja, de acuerdo a la ley propuesta, los proveedores de servicios serían inmunes a las demandas de los clientes dados de baja, dado que, frente a la reclamación de una empresa por violación de derechos de autor, se consideraría que han actuado de buena fe.

Imaginemos ahora a una empresa cualquiera que injustamente se ve exiliada de Internet por la aplicación de estas leyes. ¿ Cuánto dinero en juicios le podría costar probar su inocencia en los tribunales de EEUU para poder volver a funcionar ?. En el caso de pequeños emprendimientos es claro que difícilmente podrían solventar dicho proceso.

El tercer punto tendría como resultado frenar desarrollos innovadores en la web creados para evitar la censura en países que hoy en día utilizan diversos mecanismos de censura sobre Internet. Esto es debido a que SOPA y PIPA utilizarían justamente, para evitar la difusión de los sitios que supuestamente violan derechos de autor, mecanismos similares. Eso implicaría abrir la puerta a la censura en la web por diversos motivos, pero censura al fin y al cabo. Poniendo fuera de la ley y atando de manos a los que han desarrollado software y/o instalado servidores destinados a eludir la censura en países donde no se permite la libertad de expresión. Lo cual atentaría justamente con la existencia de Internet como un foro mundial donde toda la humanidad se encuentra y se expresa en libertad.

Gracias a la gran reacción de muchos actores, tal vez el más notorio Wikipedia, que fue apagada por un día entero en su versión en inglés, se logró frenar el tratamiento de ambos proyectos en el Congreso de los Estados Unidos. De todas maneras, podemos leer en el sitio web del promotor de la ley PIPA, el senador Patrick Leahy, lo siguiente:

“El día vendrá cuando los Senadores que forzaron esta retirada, miraran atrás y se darán cuenta que tuvieron una reacción instintiva ante un problema monumental. En algún lugar de China hoy en día, en Rusia hoy en día, y en muchos otros países que no respetan la propiedad intelectual estadounidense, criminales que no hacen más que vender sus productos falsificados y robados de contenido estadounidense ven hoy con aire de suficiencia como el Senado de Estados Unidos decidió que no valía la pena debatir la forma de detener a los criminales que en el extranjero agotan nuestra economía”.

Luego hace referencia a que espera en el correr de este año presentar un nuevo proyecto de ley en el mismo sentido, evitando los problemas que suscitaron críticas en el proyecto anterior.

Es claro que su interés es evitar que desde EEUU se acceda a contenidos de servidores en el exterior, lo cual finalmente puede terminar sirviendo para avalar la censura realizada desde China a sitios en otros países.

Casualmente el artículo antes mencionado “No destruyamos Internet”, escrito un mes antes que el texto anterior de Patrick Leahy, terminaba diciendo:

“Sería no sólo irónico, sino trágico, unir a los Estados Unidos a las filas de estos regímenes represivos y restrictivos, levantar nuestras propias “paredes virtuales” para evitar que la gente tenga acceso a porciones de la red de redes. La aprobación de estos proyectos de ley pondrá en peligro nuestra capacidad de defender el principio de una Internet única y global, una Internet que tiene el mismo aspecto y permite la comunicación libre y sin restricciones entre los usuarios ubicados en Boston, Bucarest, y Buenos Aires, libre de cualquier censura impuesta a nivel local. Como tal, puede representar la mayor amenaza a la Internet en su historia.”

También LACNIC el organismo responsable de la asignación de direcciones IP en América Latina y el Caribe se manifestó y en su sitio web se puede leer lo siguiente sobre las leyes SOPA y PIPA: “La oposición generalizada a estas iniciativas por parte del ecosistema de Internet a nivel mundial ha determinado que por el momento estas hayan sido pospuestas, pero es muy probable que iniciativas similares con nombres distintos sigan siendo impulsadas en el Congreso de los Estados Unidos.
El Directorio de LACNIC emitió una declaración para dejar en claro la posición a sus asociados y la comunidad, en la que manifiesta su profunda preocupación por la potencial aprobación de estas iniciativas.
El eje central de la preocupación radica en que esos proyectos de ley habilitan de forma unilateral el bloqueo o filtrado de DNS (Domain Name System) con el objetivo de proteger Derechos de Propiedad Intelectual. Raúl Echeberría, Director Ejecutivo de LACNIC señaló que “es natural que se procure combatir ilícitos pero el impacto colateral que este tipo de iniciativas tiene va mucho más allá del ilícito que se busca combatir, además de que será global y afectará tanto a empresas, mediante sobrecostos importantes, como a usuarios en su libertad de expresión en toda la red”. Echeberría consideró desproporcionadas las posibles sanciones que se incluyen en esas leyes en relación al tema que se intenta solucionar.
Ambas iniciativas eliminan las garantías del debido proceso, ya que la sola presunción del delito, activa el filtrado y bloqueo que se dispondrán a partir de esta normativa. SOPA obliga a bloquear los servicios de cualquier página web que esté bajo investigación del Departamento de Justicia estadounidense por haber publicado material bajo derechos de autor, sin importar el lugar donde se encuentre radicado ese dominio.  Oscar Messano, Presidente del Directorio de LACNIC se refirió a ello: “Se está intentando solucionar mediante mecanismos técnicos un problema que no es técnico sino político y legal, y se lo hace afectando al ecosistema de Internet a nivel global”.

A pesar de lo que plantean los promotores de los proyectos SOPA y PIPA, EEUU no está tan indefenso al momento de perseguir a los que permiten la difusión de contenidos ilegales, recientemente fue cerrado el sitio Megaupload, y fueron procesados varios de sus integrantes, pero además lo ocurrido con Megaupload sirve de ejemplo para entender, como en este mundo globalizado, una ley de EEUU se puede aplicar y perjudicar a personas honestas residentes fuera de EEUU, en el número de Búsqueda del 26 de enero se puede leer lo siguiente con relación al cierre de Megaupload: “ … Yo era cliente del repositorio y lo usaba para publicar videojuegos de mi autoría. Por tanto, la acción del FBI atacó directamente mi propiedad privada, mi libertad de expresión y la libertad de información de los demás. Por supuesto, soy apenas un dígito en más de un millón de usuarios registrados y obviamente muchos millones más de descargadores. …” Firma Esc. Diego Chijane.

Lo cual demuestra además que si el FBI no pudo discernir para separar contenidos legales de ilegales, mal lo puede hacer el responsable de brindar servicios de alojamiento. Es claro que la sanción a futuro de leyes similares a SOPA y PIPA perjudicaría no solo el funcionamiento de Internet y la libertad en la red de redes sino que además actuaría como traba para el funcionamiento de muchos negocios actuales en Internet, dado que el financiamiento de los sitios se vería perjudicado por el miedo a los cierres sin siquiera posibilidad de audiencia previa.

Entonces ¿cuál es la solución al problema de la violación de los derechos de autor?. Tal vez haya que cambiar el modelo de negocios basado en la venta de copias. Pero ese es otro tema, pendiente sin duda, pero otro tema. Alguien dijo una vez “denme la libertad de expresión y todo lo demás vendrá por añadidura” pues bien, no matemos la libertad en Internet, la promesa es que el mundo, gracias a ella, reciba todo lo demás por añadidura.

Dejar una respuesta

 

Fernando da Rosa Morena

Estado del tiempo en Montevideo

El Tiempo en Melilla

Hacer click en una palabra

Traducir

Guía de Software Libre

Archivos

Meta

Etiquetas